Sométase a un Examen Oftalmológico para Establecer una Base a los 40 Años de Edad

Para muchas personas, contar con una buena visión significa contar con una buena salud ocular. Sin embargo, esto no siempre es así. Los exámenes oftalmológicos regulares pueden detectar problemas antes de que sea demasiado tarde, y eso solo puede marcar la diferencia para salvar su vista.

Para 2020, 43 millones de estadounidenses enfrentarán el riesgo de una significativa pérdida de visión o ceguera a causa de enfermedades oftalmológicas relacionadas con la edad, tales como cataratas, retinopatía diabética, glaucoma y degeneración macular. Esto representa un aumento de más del 50% con respecto al número actual de estadounidenses con estas enfermedades. A pesar de las estadísticas, muchos estadounidenses están más preocupados por el aumento de peso o el dolor de espalda que por la pérdida de la visión.

El Dr. Aaron Weingeist, un oftalmólogo de Seattle, suele atender a pacientes que creían estar bien. "Por ejemplo, el caso de un hombre de 38 años que parecía saludable y que visitó mi consultorio porque veía levemente borroso", señaló. "Su visión era prácticamente perfecta. Sin embargo, luego de dilatar sus ojos, encontré hemorragias graves y áreas inflamadas en ambos ojos. Si bien existía una historia familiar de diabetes, y además ya había presentado síntomas similares cinco años atrás, el paciente nunca realizó un examen de seguimiento ni pruebas adicionales. A pesar de que ahora está lidiando con una retinopatía diabética, se mostró muy agradecido por haber recibido finalmente un diagnóstico".

La Academia Americana de Oftalmología les recuerda a todos los estadounidenses que aparentemente gozan de una buena salud sobre la importancia de someterse a exámenes oftalmológicos regulares. Esto también resulta importante para quienes nunca hayan visitado a un oftalmólogo a los 40 años de edad, ya que ésta es la edad cuando suelen aparecer los primeros signos de enfermedades visuales y de cambios en la visión, incluso si usted aparenta tener una vista perfecta. La Academia recomienda a quienes, más allá de su edad, presenten síntomas —o estén expuestos al riesgo— de sufrir enfermedades visuales (como las personas con historia familiar de enfermedades oftalmológicas, diabetes o presión arterial alta) que visiten a sus oftalmólogos para determinar la frecuencia con la que deberían examinar sus ojos. De acuerdo con los resultados del primer examen, un oftalmólogo le indicará los intervalos necesarios para los exámenes de seguimiento.

"Las enfermedades de la vista se vuelven más habituales con la edad. Someterse a un examen oftalmológico completo, y cumplir con los exámenes regulares de acuerdo con las recomendaciones de su doctor, puede marcar la diferencia para salvar su visión o prevenir una mayor pérdida. Ya sea que se trate de glaucoma de ángulo abierto, retinopatía diabética o retinitis pigmentosa, las visitas periódicas al oftalmólogo permitirán controlar la enfermedad desde el comienzo y prevenir que ésta se agrave. "Los pacientes con enfermedades visuales no suelen presentar síntomas reconocibles hasta que la enfermedad se encuentra en una etapa avanzada", señala el Dr. Weingeist. "Los problemas de la visión pueden prevenirse únicamente cuando son identificados, controlados y tratados en una etapa temprana".

Pop needs to be configured.