Si la infección es superficial, e involucra sólo a la capa superior de la córnea (epitelio), por lo general se cura sin dejar cicatriz. Sin embargo, si compromete las capas más profundas de la córnea, lo que puede ocurrir después de un tiempo, la infección puede llevar a una cicatrización de la córnea, una pérdida de visión e incluso ceguera.

Si no es tratada, la queratitis herpética puede dañar gravemente al ojo.

Pop needs to be configured.