DMRE seca y suplementos nutricionales

El Estudio AREDS 2 (AREDS2) ha demostrado que algunas vitaminas antioxidantes y el cinc pueden reducir el impacto de DMRE en algunas personas.

El estudio reveló que las personas con un mayor riesgo de desarrollar una etapa tardía de degeneración macular y que mantuvieron un suplemento dietético de vitamina C, E, luteína y zeaxantina, conjuntamente con cinc y cobre, redujeron el riesgo de que la enfermedad progrese a etapas avanzadas en por lo menos un 25 por ciento. El mismo tratamiento no pareció lograr los mismos resultadosentre personas sin DMRE, o en las primeras etapas de la enfermedad.

Los suplementos nutricionales que resultaron ser beneficiosos, contienen:

  • Vitamina C - 500 mg
  • Vitamina E - 400 UI
  • Luteína (10mg)
  • Zeaxantina (2 mg)
  • Óxido de zinc - 80 mg
  • Cobre (óxido de cobre) - 2 mg (para prevenir la deficiencia de cobre, que puede estar asociada con el consumo de grandes cantidades de zinc)

 Estas vitaminas y minerales se recomiendan cantidades diarias específicas, conjuntamente con una dieta saludable y equilibrada. Algunas personas pueden preferir no tomar dosis altas de antioxidantes o zinc, debido a razones médicas.

Un estudio significativo en mujeres demostró los beneficios del consumo de ácido fólico y vitaminas B6 y B12. Otras investigaciones han demostrado que el consumo de verduras de hoja verde oscura, y de frutas y vegetales coloridos (amarillos, naranja) ricos en luteína y zeaxantina, pueden reducir su riesgo de desarrollar degeneración macular.

Es muy importante recordar que los suplementos vitamínicos no son una cura para la degeneración macular, ni devolverán la visión que ya se ha perdido causada por la enfermedad. Sin embargo, cantidades específicas de los suplementos juegan un papel clave en ayudar a mantener la visión de algunas personas con alto riesgo de desarrollar un estado avanzado (degeneración macular exudativa), o a demorar la progresión de la enfermedad.

Hable con su oftalmólogo para saber si usted está en riesgo de desarrollar degeneración macular avanzada, y si estos suplementos le pueden ser recomendados.

Tratamiento de la degeneración macular húmeda

El tratamiento de la degeneración macular húmeda puede requerir el uso de un método anti-FCEV (factor de crecimiento endotelial vascular, también llamado tratamiento anti-VEGF por sus siglas en inglés), un tratamiento con láser térmico o terapia fotodinámica (TFD). Por lo general, el tratamiento de la degeneración macular húmeda reduce (aunque no elimina) el riesgo de una pérdida severa de la visión.

Inyección con medicamento anti-FCVE para tratamiento la degeneración macular húmeda

Esta es una forma común de tratar la degeneración macular húmeda, atacando un químico específico en el cuerpo que hace que vasos sanguíneos anormales crezcan bajo la retina. Dicho producto químico es llamado "factor de crecimiento endotelial vascular", o FCEV. Nuevos tratamientos farmacéuticos (llamados drogas anti-FCEV) se han desarrollado para el tratamiento de la degeneración macular húmeda, capaces de bloquear el químico FCEV. El bloqueo reduce la formación de vasos sanguíneos anormales, demora el escape de líquidos, ayuda a retrasar la pérdida de visión, y en algunos casos, la mejora.

El oftalmólogo administra una droga anti-VEGF directamente en el ojo durante un procedimiento ambulatorio. Antes del procedimiento, su oftalmólogo limpiará el ojo para prevenir cualquier infección y aplicará un anestésico en gotas o una inyección con aguja muy fina para adormecer el ojo.

En algunos casos, su oftalmólogo puede recomendarle una combinación de tratamiento anti-FCEV conjuntamente con otras terapias. El tratamiento adecuado para usted depende de la condición específica de la degeneración macular.

Tratamiento con láser para la degeneración macular húmeda

Aunque la mayoría de los casos de degeneración macular húmeda son tratados con medicamentos, en algunos casos se puede utilizar una terapia de láser térmico. El tratamiento con láser generalmente es ambulatorio en el consultorio del médico, o en el hospital.

Durante este procedimiento, un rayo láser de alta energía produce una pequeña quemadura cuando llega a la zona de la retina que está siendo tratada. El rayo destruye los vasos sanguíneos anormales, evitando escapes posteriores, hemorragias y crecimiento.

Después del tratamiento con láser, la visión puede parecer más borrosa que antes, pero con frecuencia se estabiliza en unas pocas semanas. Una cicatriz se formará en el área tratada, creando un punto ciego permanente que puede notarse dentro del campo de su visión.

Normalmente, los vasos sanguíneos anormales son destruidos con un tratamiento posterior. No obstante, es probable que el 50 por ciento de los pacientes con degeneración macular húmeda que reciben este tratamiento deban repetirlo en un período de tres a cinco años. Usted puede recibir instrucciones para usar la cuadrícula de Amsler a diario para controlar si hay señales de cambio en su visión.

Terapia fotodinámica (TFD)

En algunos casos, un tipo de tratamiento para la degeneración macular húmeda llamado terapia fotodinámica, o TFD, puede ser una opción. Esta terapia utiliza la combinación de una droga activada por luz (fotosensible), y un láser frío de baja potencia para tratar degeneración macular húmeda directamente en el centro de la mácula.

El procedimiento es ambulatorio, y por lo general se realiza en la oficina de un oftalmólogo. La droga fotosensible que se inyecta en una vena en su brazo y viaja a través del cuerpo, incluyendo los vasos sanguíneos anormales detrás de la mácula central. El rayo láser de baja potencia va directamente hacia los vasos anormales, activando la droga, la cual ataca los vasos sanguíneos anormales no deseados.

Después de la TFD, los vasos sanguíneos anormales pueden volver a abrirse, por lo que posible que múltiples tratamientos que sean necesarios.

¿Qué sucede cuando la degeneración macular no puede ser tratada?
Es importante recordar que sólo un 10 por ciento de los casos de degeneración macular desarrollan la forma húmeda o exudativa, y un 75 por ciento de estos casos no pueden ser tratados. Pacientes con síntomas de degeneración macular seca o húmeda que no pueden ser tratados no desarrollan ceguera, ya que mantienen su visión periférica o lateral.

Si usted tiene una degeneración macular intratable, aún puede sacar el máximo provecho de la visión que le queda aprendiendo a "ver de nuevo" con ayuda de una rehabilitación, dispositivos y servicios para pacientes con baja visión. Las personas con baja visión pueden aprender nuevas estrategias para llevar a cabo sus actividades diarias. Ciertas destrezas, incluyendo el dominio de nuevas técnicas y dispositivos, ayudan a las personas con degeneración macular avanzada a recuperar su confianza en sí mismos y llevar una forma de vida independiente, a pesar de la pérdida de la visión central.

Si bien es poco lo que se puede hacer para mejorar la visión de alguien con DMRE, el índice de pérdida de visión puede ser más lento con una detección temprana. Para demorar la pérdida de visión, es clave entender la degeneración macular, controlar los síntomas y acudir a su oftalmólogo con regularidad para examinar su visión. A pesar de la degeneración macular, es posible mantener un estilo de vida agradable.

Escrito por
Revisado por Dr. Raj Maturi el 01 de Sept., 2013

Pop needs to be configured.