LASIK (del inglés Laser-Assisted in Situ Keratomileusis) es un procedimiento ambulatorio de cirugía refractiva utilizado para tratar la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. La cirugía utiliza un láser para moldear la córnea (la cúpula transparente y redonda en la parte frontal del ojo), para mejorar la forma en que el ojo enfoca los rayos de luz hacia la retina en la parte posterior del ojo.

Durante el procedimiento LASIK, el oftalmólogo (Doctor de los Ojos) crea una tapa delgada en la córnea con un bisturí o un rayo láser. El cirujano dobla la tapa hacia atrás y elimina con precisión una cantidad específica del tejido corneal bajo ésta, usando un láser excimer. La tapa se pone de nuevo en su posición y sana por sí misma.

En personas con miopía, el LASIK se utiliza para aplanar una córnea demasiado empinada. En personas con hipermetropía, el LASIK se utiliza para lograr una córnea más empinada. El LASIK puede corregir el astigmatismo moldeando una córnea de forma irregular, haciéndola más suave y normal.

Es importante que las personas que consideren LASIK tengan expectativas realistas. El LASIK permite a las personas llevar a cabo la mayor parte de sus tareas cotidianas sin tener que usar lentes correctivos. Sin embargo, la gente que busca una visión perfecta sin anteojos o lentes de contacto corren el riesgo llevarse una decepción. Más del 90 por ciento de las personas que tienen LASIK lograr una visión entre 20/20 y 20/40 sin anteojos o lentes de contacto. Si una visión detallada de 20/20 es esencial para su trabajo o actividades recreativas, considere si una visión 20/40 es suficientemente buena para usted.

Usted debe sentirse cómodo ante la posibilidad de que pueda necesitar una segunda cirugía (de seguimiento o mejora), o de que deba usar anteojos para ciertas actividades como la lectura o la conducción de automóvil de noche. Adicionalmente, debe tener en cuenta que la cirugía LASIK no puede corregir la presbicia (pérdida de la capacidad de enfoque debida a la progresión natural de la edad).

¿Cómo funciona el procedimiento LASIK?

El LASIK se realiza con un instrumento quirúrgico llamado láser excimer en una sala de cirugía ambulatoria, mientras el paciente está reclinado.

En primer lugar, el ojo se insensibiliza con unas gotas de anestesia. Un sostenedor se coloca entre los párpados para mantenerlos abiertos y evitar que el paciente parpadee. Un anillo de succión sobre el ojo levanta y aplana la córnea y ayuda a que el ojo no se mueva. El paciente puede sentir la presión del sostenedor y el anillo de succión, similar a la presión firme de un dedo sobre el párpado.

Desde el momento en que se pone el anillo hasta que es retirado, la visión se oscurece o se vuelve completamente negra. Una vez que la córnea se aplana, un dispositivo automático de microcirugía (un láser o un bisturí), crea una tapa de tejido corneal. Dicha tapa es levantada y doblada hacia atrás. Posteriormente, el láser excimer programado con las medidas del ojo del paciente, se centra sobre del ojo.

El cirujano revisa que el láser esté en la posición correcta. El paciente mira hacia un punto de luz especial, llamado luz fija o blanco fijo, mientras que el láser excimer moldea el tejido de la córnea. Luego, el cirujano coloca la tapa de tejido corneal en su posición original y suaviza los bordes. La tapa de tejido corneal se pega al tejido corneal subyacente entre dos y cinco minutos, y no necesita puntos.

Un procedimiento de cirugía LASIK
Un procedimiento de cirugía LASIK

El paciente debe planear ir a la cirugía con alguien que pueda llevarlo a su casa después del procedimiento y tomar una siesta o simplemente relajarse. Para ayudar a proteger la córnea mientras sana, el cirujano puede colocar un parche transparente sobre el ojo para proteger contra golpes accidentales y para recordar al paciente no frotarse el ojo. El paciente puede necesitar usar el parche sólo cuando duerme. El cirujano le proporcionará las gotas que ayuden al ojo a sanar y alivien la resequedad.

Puede tomar de tres a seis meses para que las mejoras visuales estén totalmente estabilizadas después de una cirugía LASIK, y para que los efectos secundarios desaparezcan.

Riesgos y efectos secundarios del LASIK

El procedimiento LASIK, como cualquier cirugía, tiene riesgos y complicaciones potenciales que deben considerarse cuidadosamente. El LASIK se ha llevado a cabo en millones de pacientes en los Estados Unidos por más de 10 años, y la tasa global de complicaciones es baja, entre el 0.2 y el 2 por ciento del total de los pacientes. Es posible que haya infección e inflamación, igual que en cualquier otro procedimiento quirúrgico, que pueden curarse con medicamentos.

Problemas con la tapa de la córnea después de una cirugía, pueden requerir un tratamiento posterior. Existe una baja probabilidad de que la visión no sea tan buena como antes de la cirugía, aún con el uso de anteojos o lentes de contacto.

Algunas personas experimentan efectos secundarios después de un LASIK que usualmente desaparecen con el tiempo. Estos efectos secundarios pueden incluir visión nublada o borrosa; dificultad con la visión nocturna y/o conducción de automóvil de noche; comezón, resequedad y otros síntomas de la enfermedad llamada "ojo seco"; deslumbramiento, halos o destellos alrededor de las luces; sensibilidad a la luz; molestias o dolor; o pequeñas manchas rosadas o rojas en la parte blanca del ojo. En una pequeña minoría de pacientes, algunos de estos efectos pueden ser permanentes.

A veces, una segunda cirugía (llamada de seguimiento o mejora), puede ser necesaria para lograr la corrección de la visión deseada. Esto es más probable en personas que hayan tenido miopía, hipermetropía, o un astigmatismo mayor antes del procedimiento LASIK, y cuya visión original haya necesitado una corrección más intensa. Aproximadamente el 10.5 por ciento de los pacientes de LASIK en los Estados Unidos requieren un nuevo tratamiento.

¿Está usted considerando un procedimiento LASIK? Infórmese

Antes de elegir un procedimiento LASIK, es importante hacer su tarea para confirmar si es un buen candidato para la operación, que entienda los riesgos y beneficios potenciales, y que tenga expectativas realistas sobre lo que será su visión después de la cirugía y en los años venideros. Para asegurar el mejor resultado posible, sea un paciente bien preparado e informado, y evalúe las siguientes fuentes de información antes de tener una cirugía de LASIK. Si éstos materiales crean preguntas, asegúrese de discutirlas con su Doctor de los Ojos.

Cirugía LASIK: ¿Por Qué Todos los Pacientes Necesitan la Tarjeta K? (PDF 824K)

Si usted ha decidido tener una cirugía LASIK, es importante mantener un registro pre-operatorio y post-operatorio de información sobre su visión. Su Doctor de los Ojos puede necesitar esta información si usted tiene otra cirugía del ojo posteriormente, como por ejemplo una cirugía de cataratas. Lleve la "Tarjeta K" a su cita con el Doctor de los Ojos para que sea llenada y guárdela para un uso futuro.

Preguntas para hacer cuando se considera el procedimiento LASIK

Si usted está considerando un procedimiento LASIK, debe discutir los beneficios y riesgos con su Doctor de los Ojos, incluyendo asuntos relacionados con la calidad de vida que puedan resultar de una corrección de la visión con cirugía, en lugar de usar anteojos o lentes de contacto.

Página siguiente: Procedimientos Alternativos a una Cirugía Refractiva

Pop needs to be configured.